ideas sobre las herramientas | vera lucía jiménez

En este proyecto de Vera Lucía Jiménez, el trabajo tipográfico a partir de una regla esténcil aparece como un intento por recuperar, de manera subjetiva, el carácter analógico de la letra. Si a través de un largo proceso de abstracción se olvidó el vínculo de la letra con respecto al mundo del que ha surgido, las composiciones gráficas de «Ideas sobre las herramientas» nos recuerdan que el alfabeto alberga en su interior un vasto repertorio de imágenes. De ahí que anexo al proyecto se introduzca un conjunto de pasajes de «Escribir en el aire» de Antonio Cornejo Polar en que se recrea, desde la perspectiva quechua, el primer encuentro del sujeto andino con la letra. Si bien en estos casos la letra se resiste a ser leída como signo, los individuos extrapolan a la escritura una serie de elementos de la naturaleza, tales como hormigas, serpientes, patas de pájaros, huellas en la arena, etc. Acaso, ejercicio de figuración similar al que se ve tentando el usuario al enfrentarse a las composiciones digitalizadas.

Asimismo, al trabajo delimitado y repetitivo de la construcción tipográfica a partir de una plantilla, Vera Lucía Jiménez impone una interfaz extensiva que disemina las formas fijas hacia una borradura de todo lo que había sido fijado previamente en el soporte físico. Lo interesante es que una vez extremada la tarea, la borradura total instaura un nuevo régimen de composición cromática que pone en evidencia la capacidad formativa de la herramienta. Asimismo, al ejercicio intensivo de la tachadura textual, se impone también un nuevo régimen de legibilidad en el que lo borrado se hace fondo contrastado del que la palabra emerge para una nueva lectura.

Pero quizá el elemento central de estas «Ideas sobre las herramientas» es esa suerte de declaratoria final en que, a manera de notas al pie, la diseñadora nos lleva a la trastienda de su producción gráfica. Más de allá de que este tipo reflexiones suelen ser escasas dentro del diseño local, es valioso ver cómo el lenguaje en vez de presentarse como una instancia iluminadora de la materialidad visual, se revela como una herramienta en constante tensión con las potencias gráficas de la propuesta. No estamos pues frente a un manifiesto, sino ante las ideas que la cabeza elabora durante el tiempo en que la mano opera.

Instrucciones: 

1. Haga click aquí

2. Descargue y descomprima la carpeta. 

3. Haga click en el archivo .html. 

4. Abra el proyecto solo desde el escritorio. 

[Gráfica y Texto: Vera Lucía Jiménez / Edición: La Balanza / Programación: John DiCicco]

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: